Photineas en el hotel rural Casa de la Veiga

Publicado el 28 marzo de 2017 | Hotel Rural

¡Este año me he aventurado a podarlas!
Este cierre vegetal de photineas lo plantamos en el jardín del hotel hace diez años con la intención de romper un poco el verde de Asturias y a la vez crear intimidad y hasta este invierno jamás se tocó una rama consiguiendo así un cierre espectacular de casi cuatro metros de altura. ¡Os las podéis imaginar en su época de máximo esplendor (marzo- abril)!

Pero esta altura a pesar de su vistosidad empezaba a ser un problema por su vigor y crecimiento sin control por lo que decidimos podarlas y hacer un seto más manejable con una poda convencional, una o dos veces al año.

El corte fue drástico pero no teníamos más opciones, así que motosierra en mano, debido al grosor de sus cañas, toda esa masa vegetal quedó reducida a unos cuantos tallos desnudos, con un aspecto muy feo y lo peor, sin saber si rebrotarían…

Afortunadamente y con la llegada de la primavera, podemos contaros que están brotando con mucha fuerza miles de hojitas rojas que empiezan a poblar los palos raquíticos que quedaron tras la poda.
En conclusión, si tenéis dudas o miedo sobre la dureza de la photinea, aquí tenéis la muestra. Por que como dice mi amigo Roberto el chileno; “la photinea es carne perro”.