Hotel

Tras un año de rehabilitación de un edificio prácticamente en ruinas, cuya parte más antigua junto con el hórreo data del s. XVI, conseguimos levantar el hotel conservando alguno de sus elementos emblemáticos, como son el arco de la entrada, galería, piedras y dinteles y arreglar otros que se encontraban en mal estado, como un antiguo lavadero y un hórreo del s. XVI.

Tres plantas comunicadas

El hotel consta de tres plantas comunicadas por escaleras y por ascensor. En la planta baja se encuentra la recepción, cocina, los baños comunes, amplio comedor de 53 metros cuadrados para los desayunos y las cenas y el salón de estar de 48 metros con chimenea, biblioteca y juegos de mesa, ambos con salida directa al jardín.

Habitaciones exteriores

En la primera planta se reparten junto a la galería, cuatro cómodas habitaciones dobles con balcón y en la segunda planta, otras cinco luminosas habitaciones dobles abuhardilladas. Para tu comodidad dispones de habitaciones con cama de matrimonio de 1,80 o con dos camas de 0,90, vestidas con edredones antiacaros y lencería blanca.  Todas ellas exteriores, con medidas en torno a los 18 metros cuadrados, tv de pantalla plana,  con baño completo, unas con bañera y otras con ducha, secador de pelo y productos de acogida.

Espacios para disfrutar

Para disfrutar de esos “días asturianos” desde el interior del hotel, hemos querido crear espacios confortables, amplios y cálidos, para poder así relajarte con un buen libro, admirar el paisaje o simplemente distraerte con el fuego de la chimenea.

En el Hotel te ofrecemos el servicio de desayuno y de cenas así como, el de bar cafetería  para uso exclusivo de nuestros huéspedes.

Jardín

Esta comodidad lograda en el interior te la queremos ofrecer también en el exterior del hotel. Para ello nuestra finca y jardín, esta dividida en diferentes zonas en las que puedes encontrar tu rincón para el descanso.

El jardín y sus colores

Sus 2.000 metros cuadrados de jardín estan vallados por un cierre de hayas púrpuras y de photineas que dan su característico colorido al hotel dependiendo de la temporada. Flores como hortensias y agapantos, gazanias, nandinas, espireas, abelias y árboles frutales, manzanos, perales, cerezos y ciruelos, decoran otras zonas del jardín.

Atardeceres asturianos

Otra zona creada con posterioridad al hotel, es la rehabilitación de un hórreo derruido en el pueblo de Sama de Grado, que quisimos recuperar y trasladarlo a nuestro jardín y bajo el cual hemos acondicionado una cómoda zona de estar y desde donde se puede leer un buen libro, escanciar un culín de sidra o admirar el atardecer bajo el techo de esta singular y típica construcción asturiana.

Galería de fotos